Baile, drogas, extremismo: la vida del atacante de Niza - Diario La Tribuna