Cables en el suelo son una “trampa” - Diario La Tribuna