AZULES Y BLANCOS SE NIEGAN A ADMINISTRAR EL NACIONAL - Diario La Tribuna