Lo absurdo del asesinato de Alberto Regalado - Diario La Tribuna