Morir por exceso de trabajo, una lacra que persiste en Japón - Diario La Tribuna