Papi, JOH – el sesgo mediático y la obra - Diario La Tribuna