Es hora de cerrar los libros de la historia sobre los Clinton - Diario La Tribuna