La frustración y el odio pueden generar fratricidio - Diario La Tribuna