El sueño de convertir a China en potencia del fútbol choca con la educación - Diario La Tribuna