Carrie Fisher, la princesa Leia y su vida de alcohol y drogas - Diario La Tribuna