Centros de reclusión en batallones quedan como cárceles permanentes - Diario La Tribuna