Los fichajes millonarios en China, una lógica política más que futbolística - Diario La Tribuna