Que el sucesor de Escoto no sea un blandengue - Diario La Tribuna