El hombre que le vendió a Europa un país latinoamericano que no existe - Diario La Tribuna