Parque La Concordia: ¡Lo que el viento (y agua) se llevó! - Diario La Tribuna