Hablar solo no es cosa de locos: hay una nueva teoría - Diario La Tribuna