Pedro Atala: “Primitivo” fue el que tiró la primera piedra - Diario La Tribuna