La humildad “goleó” a la prepotencia - Diario La Tribuna