Cuando escuches a este padre cantar el Aleluya, creerás que estás en el cielo: ¡para erizarte la piel! - Diario La Tribuna