El ‘síndrome del corazón roto’ existe; sí es posible morir de amor - Diario La Tribuna