EL JOVEN PIANISTA TEJANO QUE CONQUISTÓ MOSCÚ EN PLENA GUERRA FRÍA - Diario La Tribuna