Un predicador llama por teléfono a Dios y feligresía le cree - Diario La Tribuna