“EL PECHOCHO” ANDABA LIBRE Y LO HACÍAN EN “EL POZO” - Diario La Tribuna