Bruno Candelier, y su dimensión continental - Diario La Tribuna