Por su adicción a las cirugías, el “Ken humano” perderá la nariz - Diario La Tribuna