Perdió un ojo, se puso una cámara y generó polémica - Diario La Tribuna