La dura razón por la que en Japón nacen pocos bebés - Diario La Tribuna