Así roban las ‘Estatuas humanas’ a los turistas sin que estos lo noten - Diario La Tribuna