Vivir junto a ríos, lagos o mares beneficia la salud mental - Diario La Tribuna