Los acostumbrados a comprar votos, sin dinero ¡fracasan! - Diario La Tribuna