Los riachuelos de Marte son en realidad corrientes de arena - Diario La Tribuna