Relativa calma mientras reparan los destrozos - Diario La Tribuna