A luchar contra influencia nociva del “reggaetón” y “perreo” - Diario La Tribuna