El corazón de la “barbie policía” ya tiene dueño - Diario La Tribuna