En esta remota aldea de Noruega no está permitido morirse desde 1950 - Diario La Tribuna