Sevilla recibe una dura dosis de realidad liguera en Butarque - Diario La Tribuna