Un teléfono grabó el asesinato de cuatro personas y la cara de los asesinos, pero el caso sigue siendo un misterio - Diario La Tribuna