Cinco privados de libertad se gradúan de bachilleres en Olancho

Con una enorme sonrisa dibujada en su rostro, cinco privados de libertad del Centro Penitenciario de Juticalpa, Olancho, recibieron el martes sus títulos que los acredita como Bachilleres en Ciencias y Humanidades, logro obtenido mientras cumplen su sentencia condenatoria.

Los nuevos profesionales son una fémina que responde al nombre de Doris Daniela Banegas Pavón, y cuatro hombres Ermis Sediel Bustillo Herrera, Natividad José Romero, Ángel Manuel Estrada Zúñiga y Héctor Alexis Vásquez.

ADS

Maestros y autoridades de la cárcel indicaron que los graduados son un ejemplo de para otros internos ya que durante varios años de estudio demostraron su dedicación, responsabilidad y liderazgo.

“Cuando uno llega a estos lugares (centros penales), siente que el mundo se le vino encima, pero se debe recuperar la esperanza y confianza en uno mismo para involucrarse en actividades como los estudios. Tuvimos la oportunidad y la aprovechamos”, dijo emocionado uno de los graduandos.

ADS

Vistiendo togas, los estudiantes del Instituto Alberto Gaucci, que funciona al interior del centro penitenciario, se diferenciaban entre las personas invitadas a la ceremonia de graduación.

Al evento llegaron familiares de los reclusos, personal del establecimiento, representantes de diferentes instituciones del Estado, organismos de Derechos Humanos y otros estudiantes, quienes fueron testigos de la ceremonia.

Otras graduaciones

German McNiel, sub director del Instituto Nacional Penitenciario (INP), felicitó a los graduandos y lamentó no poder asistir a la graduación debido a que tenía otros compromisos laborales, pero aprovechó para anunciar que habrá más graduaciones en los diferentes establecimientos a nivel nacional.

“Posiblemente en el mes de noviembre tengamos graduaciones en la Penitenciaría Nacional de Támara y la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), hay al menos 20 títulos de educación secundaria que están en trámite en la Secretaria de Educación, esperamos tenerlos antes de finalizar el año”, dijo.

McNiel recordó, que a nivel nacional son más de 5,000 personas privadas de libertad las que cursan sus estudios de educación primaria y secundaria.

También reciben diferentes cursos de capacitación que imparte el Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop) y otras instituciones que apoyan a los internos.

El presidente Juan Orlando Hernández declaró este 2018 como el año de la reeducación, rehabilitación y reinserción social de las personas privadas de libertad.

“Estamos trabajando con el apoyo de diferentes instituciones del Estado, quienes se han volcado en beneficio de las personas privadas de libertad, todos estamos comprometidos en velar por sus derechos fundamentales como: a la salud, educación, alimentación, velamos para una correcta reinserción a la sociedad”, dijo.

El titular del INP, añadió que en los diferentes establecimientos penitenciarios se han acondicionado espacios que funcionan como aulas de clases o talleres, los cuales están siendo equipados para continuar con los procesos de profesionalización para reos.

ADS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.