Livio Ramírez Lozano. ESTATUA DE SAL Que espanto en tus ojos agrietados. Estatua castigada por la rabia del cielo. Mujer de Lot Con la mirada aún fija en los...

Mario Aguilar. ¡Levántate cipote que tenemos que revisar la cama! Es la voz que me despertó mientras algo me punzaba las costillas. Lo que me tocaba mis costillas...

Las instituciones estadounidenses no están diseñadas para resistir a un presidente autoritario. La vigilancia y las protestas de la sociedad civil serán...

Por: Ariel Amador Valdez Los marxistas planteaban que el arte, especialmente la literatura, debía ser incomodante: el lector debía perturbarse al leer una novela,...

Por: Juan Rulfo -¡Diles que no me maten, Justino! Anda, vete a decirles eso. Que por caridad. Así diles. Diles que lo hagan por caridad. -No puedo. Hay allí un...

Por: Darío Arismendi Las manos de Gabo hablan  solas. Son más bien redondas, de regular tamaño,  proporcionadas a su estatura mediana, perdón baja. Sus...

Por: Augusto César Zelaya Rodríguez Juan Ramón Molina Núñez fue un gran escritor y poeta. Abrazó y sobresalió en el género de la poesía, dentro del...
Siguiente