CON EL ACUERDO FIRMADO

1 octubre, 2014 Sección Editorial

arquero33EL coordinador del Gabinete Económico antes de partir a incorporarse a la ronda final de negociaciones con el FMI, informó: “seguimos manteniendo el cronograma que es de llegar a un acuerdo en los indicadores de desempeño en esta semana o a inicios de la otra semana”. “El Fondo Monetario Internacional está trabajando en las evaluaciones de las implicaciones que tiene cada uno de los cinco puntos que manifestamos sobre la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE)”. “Y sobre todo en la cuantificación de los ahorros que pueden venir por las pérdidas, subsidios, racionalización institucional y mejoras de las condiciones de adquisiciones de energía a fin de determinar qué otro tipo de acciones son necesarias para poder cerrar el programa económico”.

Esta vez, después de la llamada de atención que desde Nueva York hizo su jefe, fue mucho más cauteloso, evitando abordar directamente lo relacionado a un rumorado incremento de las tarifas de electricidad. Esto fue lo que dijo el Presidente hondureño en aquella oportunidad: “Quiero ser muy claro en esto, para que el pueblo hondureño no se deje sorprender cuando algunos grupos de interés que quisieran ver colapsada la ENEE para quedarse con ella sigan abusando de este país y eso es lo que está de fondo en esto”. “Si ustedes se fijan hay toda una campaña de los mismos malos hondureños que han abusado y que se quieren robar la empresa de energía eléctrica para ellos; eso no lo vamos a permitir. Ya se los dije a ellos, a quienes representan al Estado en los fideicomisos. Vamos a eliminar esa figura y nos vamos a ir por otro camino, pero vamos a tener que resolver el tema de la energía en el país”.

“Tenemos una gran oportunidad en revisar el personal que ni tan siquiera se acerca a la ENEE o personal que no trabaja o que no desempeña labores”. “También necesitamos revisar los contratos, asimismo el tema de las pérdidas; cómo vamos a localizar la generación de energía más próxima a los lugares de demanda”. “La última medida sería el tema de las tarifas y creo que esto es más toda una campaña para generar caos. Sencillamente señores, mientras yo sea Presidente eso no se va a dar, así que no pierdan el tiempo, ni generen más escándalo”. “Si al final de todas estas medidas hubiera que revisar el tema de las tarifas, yo les garantizo que ni se acercan a los números que se están dando”. “Los que desean participar en la transmisión y generación de ahora en adelante deben apostar al salvamento de la ENEE en su parte financiera”.

Pues bien, ya con esas pautas transmitidas por el jefe del Ejecutivo –como diciéndole a Pedro para que lo entienda Pablo– a ver en base a qué concluyen los arreglos con el FMI. Porque el fuerte rumor que trascendió cuando se fue de aquí la misión, fue que el punto de discrepancia que impedía llegar a la firma del acuerdo era lo relativo a la forma de sanear la estatal eléctrica. Recordará el amable público que por una puerta salían las aves agoreras y por otra se marchaba –sin decir ni pío– el gerente general de la institución. Pero como más enfático no pudo ser el mandatario, lo que el auditorio espera es que de Washington regresen los misioneros con el acuerdo firmado y sin malas nuevas.

“LO QUE SE TENGA QUE HACER”

30 septiembre, 2014 Sección Editorial

arquero33¿DÓNDE fue que escuchamos algo parecido a lo que acaba de decir Obama?: “Vamos a hacer lo que sea necesario para acabar con este grupo terrorista”. Sin duda que el acucioso lector ya adivinó. Se trata de la célebre frase aquella utilizada en la campaña política pasada aquí en Honduras; que aún sigue siendo usada por la Casa de Gobierno cada vez que requiere justificar alguna medida: “vamos a hacer lo que tengamos que hacer…”. Con esta advertencia, el “hombre más poderoso del mundo” se planta contra el terrorismo. Aunque no se hace ilusiones que la ofensiva contra los yihadistas del Estado Islámico será un paseo o limitada únicamente a esos bombardeos espectaculares contra objetivos estratégicos en Irak y en Siria. Eventualmente la guerra contra ese y otros grupos terroristas tendrá que escalar.

También adelantó que la batalla contra el Estado Islámico (EI) “llevará tiempo” e implicará “desafíos”. Parecido a lo que informó el primer ministro británico al Parlamento –al momento de pedir autorización, por razones de seguridad nacional, para unirse a los ataques– que la lucha contra EI llevará “no meses, sino años”. El Estado Islámico –dijo Cameron– es un grupo terrorista distinto a otros conocidos, pues está “masacrando” y “violando” gente en Irak. Sobre la gran interrogante que plantean los estrategas militares, ¿si los ataques se limitarán al uso del potencial aéreo o si habrá necesidad de mandar batallones armados? El primer ministro inglés cree que “habrá tropas en tierra, pero serán tropas iraquíes, tropas kurdas”, únicamente. Y en Siria, creen contar con la oposición moderada que proporcionará los combatientes dentro del territorio. Pero esos son los cálculos iniciales, los deseos que abrigan por el momento. Habrá que ver qué sucede más adelante. El Estado Islámico a finales de junio proclamó un califato en zonas del territorio sirio y de Irak.

Estados Unidos atacó a inicios de semana con más de 150 bombas guiadas –dentro de Siria– dirigidas a los principales bastiones del EI y una célula de Al Qaeda, conocida como grupo Khorasan, que tenía intención de atentar contra intereses occidentales. Obama, agregó que no se trata de ataques solitarios del gobierno norteamericano, ya que las maniobras son apoyadas por cinco naciones árabes (Arabia Saudí, Jordania, Baréin, Qatar y Emiratos Árabes Unidos). La coalición, dirigida por los Estados Unidos, está compuesta por unos 40 países entre los que figuran el Reino Unido, Dinamarca y Bélgica. Hasta hoy –según informes del Pentágono– “las fuerzas militares estadounidenses participaron en siete ataques aéreos de la coalición internacional contra EI en Siria y separadamente lanzaron tres ataques más contra el grupo yihadista en Irak”.

Hay que recordar que el Premio Nobel de la Paz fue entregado a Obama en el 2009. Desde entonces, Siria es el séptimo país donde los norteamericanos realizan incursiones armadas. Antes estuvieron Libia, Afganistán, Yemen, Irak, Pakistán, y Somalia. Es para que el amable público aprecie lo complicado que se ha vuelto el mundo y que las cosas no son blanco y negro sino toda una compleja combinación de matices en medio. Así que –para finalizar por donde empezamos– nadie debe ser tan ingenuo para asumir otra cosa; cuando se trata de proteger los intereses estratégicos de los Estados Unidos ya están advertidos que “van a hacer lo que tengan que hacer…”.

1 2 3 485