“SALUD SECUESTRADA”

1 septiembre, 2014 Sección Editorial

arquero33NO hay quien no sepa que la atención a los pacientes en los hospitales públicos es una calamidad. Durante la administración pasada, el gobierno traspasó a la UNAH uno de esos hospitales pero, con el deleite para los que ahora lo manejan y lo usufructúan, que el Estado sigue pagando las cuentas por la planilla, las medicinas, la operación, el mantenimiento, el funcionamiento y la factura de gastos interminables del centro asistencial. Como los que hoy gozan del manejo del hospital que consiguieron como obsequio, no se consideran parte del resto de la administración pública para someterse a las medidas de ahorro que aplican a todo lo demás, cuidadito con que vayan a recortarles un tan solo centavo. No responden si se mueren los pacientes –amenazaron– aparte de los que ya fallecen por las carencias o cuidados deficientes. El secretario de Finanzas reveló que con el actual mecanismo de compra de medicamentos, a través del fideicomiso, el gobierno central ha recortado gastos excesivos. Hay una gran diferencia de precios –ejemplificó– en una gran cantidad de medicinas e insumos que adquiere el Ministerio de Salud comparado a las compras que realiza el HEU.

Ofreció un listado evidenciando las economías en el sistema centralizado de salud, y detallando cómo allá en el hospital que cedieron a la universidad, pagan el doble, el triple y a veces hasta mucho más por los mismos insumos y medicamentos. Otro caso es el hospital del Seguro Social que, después de haber sido, durante muchos años, un centro asistencial insignia, prácticamente está al borde del colapso, arrastrado por la sangría a que fue sometido el instituto que debió velar por la salud de los trabajadores y por su jubilación. Las actuales autoridades de Salud han tenido que lidiar con grandes problemas y vicios arrastrados. Por ello no extraña la queja de la actual ministra denunciando que esa secretaría “está secuestrada por mafias interesadas en boicotear las acciones de transparencia impulsadas por el gobierno”. Es una grosería que las necesidades de salud del pobre pueblo pobre no se atiendan con la mayor diligencia y esmero. Ni modo, puede haber limitación de recursos, pero el solo trato gentil y bondadoso a un paciente, la dedicación por cuidar de su quebrantada salud, a veces compensa por lo otro que haga falta.

La ministra asegura que “hay grupos con intereses ocultos que buscan su destitución, porque las acciones de transparencia –ordenadas por el mandatario– en la compra de medicamentos han generado malestar en muchos sectores interesados en que en dicha secretaría sigan reinando el desorden y el descontrol”. Asegura que “han superado el retraso en la entrga de medicamentos por parte de las compañías proveedoras y que, para garantizar la entrega a nivel nacional a todos los hospitales, esta será coordinada por esa dependencia de Estado con el apoyo logístico de las Fuerzas Armadas. Ofeció un calendario de cuándo, en el transcurso de los próximos días, serán verificadas las entregas en cada uno de los centros asistenciales. Alienta saber que hay compromiso de suplir esas necesidades. Que ya no haya pretexto del “no hay”, que a diario reciben como respuesta los apesarados compatriotas que a diario acuden a los hospitales públicos, con la esperanza de curarse y salen igual o peor a como entraron.

MES DE LA PATRIA

31 agosto, 2014 Sección Editorial

arquero33NOS  despedimos de agosto y entramos con pie derecho en el “Mes de la Patria”. En el caso de algunos países centroamericanos, como El Salvador y Honduras, los meses de la “Patria Grande” son dos, por aquello de la figura compartida del héroe defensor de la Unión Centroamericana, cuyas resonancias se extienden hasta el mes de octubre. En cualquier perspectiva se viene una época septembrina cargada de festividades, que se celebran con bombos y platillos, pero sobre las cuales casi nunca se reflexiona en serio. Esas festividades involucran el cumpleaños de “San Miguel de Heredia de la Taguzgalpa”. O del “Real de Minas” y conexos.

El caso es que conmemoramos, como fecha central, la independencia formal de las “Provincias Unidas de América Central”, respecto de la corona española, ocurrida un 15 de septiembre de 1821, como resultado casi natural de todo un camino independentista dibujado en diversos rincones del continente americano, con formalidades en algunos casos, y las violencias simultáneas en otros. En Honduras, específicamente, se desconocían los trámites ocultos encaminados a proclamar la independencia, bajo los auspicios de una importante familia guatemalteca, criolla, compuesta por más de sesenta personas influyentes, que trabajaron desde un par de meses antes de que se concretaran los hechos oficialmente conocidos. Algunos dirigentes principales de esa familia, anduvieron la noche del 14 de septiembre, bajo un recio aguacero, convocando de casa en casa a los posibles ciudadanos que se presentarían al día siguiente en la plaza pública, frente al viejo Palacio del Ayuntamiento, con marimba, cohetes pirotécnicos y todo lo demás, para respaldar la “jura” de una independencia que quedaría sujeta a los intereses de un representante de la península española, y a los intereses excluyentes de la familia aludida.

No habían terminado los festejos y las primeras reacciones frente a la proclama de la independencia, cuando ya se sugería la posible anexión de las Provincias de América Central a los dominios de un emperador mexicano que se imaginaba a sí mismo como un nuevo césar napoleónico. En tanto que los procesos independentistas de lo que hoy es América Latina, nuestros próceres los habían fraguado en el contexto de las invasiones napoleónicas sobre España, aprovechando la anarquía y el enorme vacío de poder en torno de la corona española, con repercusiones hasta las Filipinas.

Así que el verdadero proceso de independencia de América Central se cristaliza con la desanexión de México a mediados de 1823, y con la organización de la primera “República Federal”, bajo la inspiración de un personaje cerebral centroamericano extraordinario, que dicho sea de paso había nacido en Choluteca. El experimento federal fue de corta duración, entre otras razones porque resultaba insatisfactorio a los intereses de la familia aludida y a las miras de una nueva potencia colonial localizada al otro lado del Atlántico, muy cerca del Mar del Norte. Con las conspiraciones y las guerras intestinas centroamericanas ocurridas entre 1826 y 1829, el proyecto federal se resquebrajó hasta agotarse a sí mismo, en 1842. Naturalmente que todo el proceso merece las atenciones y los estudios más desapasionados; menos dogmáticos; porque casi siempre que se aborda el tema se cae en unas obsesiones a favor y en contra que nunca terminamos de superar.

Estas son las reflexiones que deberían ventilarse en las escuelas, en los colegios, en las universidades y en los medios de comunicación. Ya que por regla general los festejos de las fiestas patrias se reducen a la repetición, cansina, hasta el hartazgo, de las marchas ruidosas y de las atractivas palillonas, que nada tienen que ver con una auténtica recordación florida de lo que pudo haber sido una república centroamericana bajo el modelo federal, o bajo un modelo centralizado que nunca se ensayó.

1 2 3 482