En la pared de una vivienda, en la colonia San Miguel, en Tegucigalpa, “se mira la nariz, los ojos, la barba y la cara de Jesús; aquí se puede observar...
Siguiente