Ni los relacionadores públicos escapan de recibir las amenazas

MC
/ 25 de mayo de 2018
/ 05:40 am
Síguenos
01234

Más

Realizar la labor periodística en cualquiera de las facetas del periodismo es tan complejo, que ni siquiera los relacionadores públicos de las instituciones operadoras de justicia se escapan de las amenazas y agresiones, por el trabajo, que antes parecía el “relax” de la comunicación.

Las acciones de los operadores de justicia contra el crimen organizado y el narcotráfico son un peligro, no solamente para los reporteros audaces, que han terminado abandonando el país, amenazados o imputados por su labor, sino para los relacionadores públicos, que han sido llevados a los tribunales de justicia por los defensores de las personas imputadas.

El caso más emblemático es el de Elvis Guzmán, portavoz del Ministerio Público en San Pedro Sula, quien tuvo que asumir un largo juicio en su contra por Ada Muñoz, exempleada de la alcaldía sampedrana, imputada en los tribunales de justicia.

Guzmán, siendo un relacionador público, brindó la información a los medios de comunicación, por la cual la señora Muñoz se sintió agraviada y lo demandó en los juzgados. Este juicio es un parangón del trabajo delicado que realizan otros relacionadores públicos, en las instituciones operadoras de justicia porque todos están expuestos a las reprimendas de los detenidos, denunciados e imputados.

No menos grave, es el caso del portavoz de la Fiscalía, Yuri Mora, quien últimamente fue amenazado por un exfiscal y ahora defensor de un exfuncionario imputado en uno de los casos emblemáticos.

El sexo no importa cuando de amenazas se trata, Norma Moreno, la portavoz de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), también estuvo en “alas de cucaracha” cuando fue amenazada por grupos pandilleriles al inicio de las operaciones contra la extorsión.

“Normita”, como la llaman sus colegas, presenta las acciones de la FNA y proporciona información a la prensa sobre los casos investigativos contra extorsionadores. Una de las pandillas la amenazó e incluso, por seguridad, ella fue sacada de “escena” por unas semanas, hasta garantizar su seguridad.

Relaciones públicas para algunos había sido considerada el área “relax” del periodismo, apta para “vegetar”, donde hay que estar bajo el aire acondicionado, redactando boletines y tomando café, en un horario de 8:00 am a 4:00 pm. Sin embargo, ahora el rol de los relacionadores públicos ha dado un giro.

Sea en el sector privado o en el público, los relacionadores públicos están posicionados de la información institucional y hacen peripecias para que sus contenidos lleguen al público, en los diferentes formatos de comunicación.

SECTORES VULNERABLES

Periodistas y comunicadores sociales son uno de los sectores más vulnerables en el país, según el Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos en Honduras (Cofadeh).

Hasta el 30 de abril se atendieron 59 solicitudes de medidas de protección; 37 solicitudes de periodistas y 22 de comunicadores sociales.

Las víctimas reciben algunas medidas, como la asignación de escoltas, vehículos blindados, asistencia de seguridad en sus casas y lugar de trabajo y en casos extremos la salida del país.

La directora del Cofadeh, Berta Oliva, manifestó que, “hemos visto cómo la situación de los periodistas se ha puesto más crítica y sus espacios para hablar se estaban cerrando. Los periodistas se han convertido en un objetivo central. Es un gremio que ya ha sido marcado por el luto y el dolor ante la pérdida de hombres y mujeres comprometidos con el pueblo”.

A CORRER PARA SALVAR LA VIDA

Hay grupos sistemáticos atacando periodistas y con fondos externos o de instituciones con algún interés político, desataron una cacería de ciertos periodistas, a quienes amenazaron en las redes sociales e incitaron al odio contra los comunicadores. Durante la crisis post electoral el gremio periodístico fue uno de los más afectados por las campañas de odio y desprestigio en diferentes portales en el internet.

La reportera de Canal Seis, Paola Cobos, tuvo que correr para salvar su vida cuando cubría una manifestación que se desarrollaba a inmediaciones del mercado La Isla.

Cobos quien recibió golpes en algunas partes de su cuerpo, realizaba su trabajo y fue agredida verbal y físicamente en este lugar y cuando los ánimos se caldearon la periodista debió correr antes que morir “linchada”.

Y de esta y muchas otras formas se ha violentado la libertad de expresión contra los periodistas en reiteradas ocasiones en nuestro país.

Pero hay otros a quienes les toca actividades “de película” y han dejado los micrófonos, cámaras y grabadoras para analizar armas y hacer investigaciones. (Dilcia Sevilla)

DATOS
—Entre 2001 y 2018 unos 75 periodistas, trabajadores de la prensa y comunicadores sociales murieron en Honduras y el 92 por ciento de estos casos está en la impunidad. Y en el 2017, unos 15 periodistas salieron del país, de manera forzada, por las amenazas.

—Durante y después de la crisis post electoral en el país más periodistas fueron víctimas de amenazas y agresiones, en algunos casos varios de ellos fueron expulsados de algunos lugares y otros debieron correr para salvar sus vidas.

—También algunos medios de comunicación denunciaron algunos sabotajes en sus antenas de transmisión, denuncia que fue investigada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

YURI MORA:
“Fui víctima de amenazas de parte de un abogado”
De la pantalla chica, en medios de comunicación con gran audiencia, salió Yuri Mora, quien en la última década ha incursionado, con buen suceso, en labores institucionales, como portavoz del Ministerio Público, con sede en Tegucigalpa.

Su trabajo como relacionador público se ha vuelto una “papa caliente”, porque le toca organizar los comunicados y transmitir la información de aquellas operaciones de alto impacto, que organiza la Fiscalía.

Con las imputaciones recientes su trabajo también se complica, de tal manera que fue víctima de amenazas de parte de un abogado, porque la divulgación informativa de la institución afectaba a uno de sus defendidos. Lo peor es que la amenaza provino de un profesional que en su momento fue fiscal.

“De manera directa envió una nota diciendo que si continuábamos con nuestro trabajo él iba a proceder, siempre nos sentimos amenazados…”.

“El trabajo del MP es frontal contra la criminalidad organizada, maras y pandillas, corrupción y fuerzas de poder, si los delincuentes quisieran tomar represalias lo harían con las personas que estamos de voceros”, reconoció Mora.

“No todo puede ser color de rosa” en las relaciones públicas, y eso los periodistas lo tienen más claro que ningún otro profesional y deben de tomar las medidas necesarias en caso de necesitar protección.

LORENA CÁLIX:
He recibido advertencias
Primero les toco reportear en las calles para poder pasar a esta faceta.

Tal es el caso de una de las voceras del MP, la periodista y abogada Lorena Cálix inició su carrera como reportera de un canal de televisión, después pasó a un medio radial, y se involucró en producciones de cine. Y en el año 2001 ingresa al MP para desempeñarse como oficial de información y después, relacionadora pública de diferentes fiscalías, hasta que finalmente es vocera de la institución.

“En algún momento he recibido algunas advertencias, llamadas telefónicas y mensajes que en su momento por los casos o por la naturaleza de la situación algunas personas se incomodan por ser afectadas o estar involucradas”, manifestó Cálix.

Señala que los profesionales que están vinculados al sistema de seguridad del país deben tomar las medidas respectivas, ya que son un blanco fácil para delincuentes comunes y grupos organizados.

Cálix detalló, “cuando la profesión se ejerce con ética y con el servicio a la población nos trae mayores satisfacciones, el periodismo tiene múltiples facetas que nos permiten llegar a la realización personal y profesional”.

Recordó que el Colegio de Periodistas de Honduras denunció recientemente que varios periodistas y empresas de comunicación en el país han sido víctimas de amenazas, persecuciones e intimidaciones y desprestigiadas a través de las redes sociales.

NORMA MORENO:
“Nada más transmito información de los operativos”
Norma Moreno cambió la labor de reportera para convertirse en la vocera de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), los días de Moreno son cargados de actividades con “adrenalina” y rodeada de peligro, pero el amor a su trabajo es más grande que sus temores.

Aunque ella no participa en los allanamientos debe estar atenta al finalizar cada operativo para realizar los informes que debe dar a conocer a los colegas que están al otro lado de la profesión.

“Pues me he desempeñado en varias instituciones relacionadas con la seguridad y nunca he recibido amenazas, claro siempre he tomado las medidas de precaución como cuidar mi rostro, entre otras”, explicó Moreno.

Le tocó aprender a usar armas, tanto cortas, como largas y, en algún momento, las ha portado, sin verse obligada a usarlas.

Moreno detalló que, “el miedo es natural, pero al pasar de los años las persona se han dado cuenta que yo nada más transmito información de los operativos, esta es una profesión que amo y a la que me dedico amparada en la ley”.

ELVIS GUZMÁN:
“Me dijeron: las balas matan”
El vocero del MP de San Pedro Sula, Elvis Guzmán, inició como operador en una radio en Santa Bárbara, a escondidas de sus padres que no compartían su actividad porque tenía abandonados sus estudios a cambio de un trabajo sin sueldo. Aunque finalmente, estudió y siguió vinculado a los medios de comunicación.

Desde que labora en el Ministerio Público, como portavoz, “me han amenazado cuatro veces, una de ellas desde el centro penal en SPS, donde me dijeron que las balas matan, que no siguiera jodiendo”.

Hoy en día, Guzmán es uno de los voceros más amenazados en el periodismo. No obstante, sigue trabajando y no ha tirado la toalla.

“Según investigación de la entonces DGIC había planes para matarme el 19 de diciembre del 2011, no me arrepiento de mi profesión, me dio la oportunidad de conocer muchas personas, algunas aún me recuerdan por mis trabajos”, argumentó Guzmán al referirse a otros trabajos que él ha desempeñado a lo largo de su carrera.

ISSA ALVARADO:
“Le aflojaron las tuercas a las llantas de mi carro”
Otra de las veteranas comunicadoras institucionales es la colega Issa Alvarado, quien actualmente es de las más antiguas que laboran en el Ministerio Público, donde inició muy joven, siendo de sus primeros trabajos el Congreso Nacional. Actualmente, es la oficial de información de la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV).

De su experiencia, relata que “nunca he recibido una amenaza, pero sí acoso laboral de una funcionaria del MP y en una ocasión estuve a punto de sufrir un accidente junto a mis hijos porque le aflojaron las tuercas a las llantas de mi carro”.

Además de ser una profesional competente, Issa Alvarado es madre prolífica y jefa de hogar. Se graduó de licenciada en periodismo y ahora es pasante de la carrera de Derecho. Tareas que combina con la labor doméstica en su hogar.

“Nunca me arrepentiré de ser periodista, amo mi trabajo, mi profesión, y si me tocara volver a nacer volvería a elegir esta profesión”, cierra su intervención la colega, quien es un ejemplo de perseverancia, ya que ha enfrentado un reto profesional y las adversidades de la vida en distintas etapas y de todas ha salido victoriosa.

Issa Alvarado es muy popular entre los reporteros de la fuente por su diligencia en proporcionar la información relacionada a las diferentes acciones que realiza la Fiscalía, ahora en Delitos Contra la Vida.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América