Democracia versus socialismo del siglo XXI

MC
/ 8 de diciembre de 2018
/ 12:38 am
Síguenos
01234

Más

Por: Lic. Gustavo Adolfo Milla Bermúdez

Estamos viviendo en presencia de una de las crisis incontenibles históricas, políticas, sociales, tradicionales, dominadas por un relativo de los conceptos básicos de la nueva política, como ser el socialismo del siglo XXI. Esta nueva tendencia debe ser analizada, debido a que es un complejo de fenómenos de mutación o de transformación social que está dominando en los pueblos de América Latina, cuando aludimos al Estado no es referirnos a la sociedad políticamente organizada, es decir a grupos enlazados en una comunidad internacional. EL socialismo del siglo XXI, es tan peligroso como lo era el comunismo internacional, que todavía están viviendo algunos países de América Latina.

Para los países de América Latina es totalmente incomprensible que estén siendo azotados por el socialismo del siglo XXI, la corrupción y el populismo, que es el cáncer en detrimento de toda una sociedad.

La lucha ideológica de nuestros días, nos coloca en una situación comprometida porque pretende obligarnos a optar por un sistema contradictorio a nuestro sistema de vida democrático, y, no es una fórmula feliz y conciliadora que permita la coexistencia de regímenes antagónicos.

Hasta la enseñanza de las ciencias políticas se reviste de esta inseguridad, porque el socialismo del siglo XXI es de incertidumbre, más aun unido al famoso populismo, junto con la corrupción, nos angustia con frecuencia equivocar el camino y alejamos de la luz. Creo que la relación entre países de este continente debe ser objeto de una necesaria revisión, por los obstáculos económicos que frenan el desarrollo integral de nuestras naciones. Hay naciones en este continente que han roto definitivamente con la tradición del estado liberal y se orientan a regímenes del socialismo del siglo XXI. Esos gobiernos de corte socialista no desaprovechan la ocasión para criticar a los estados capitalistas.

Para los países de América Latina es totalmente incomprensible que estén siendo azotados por el socialismo del siglo XXI, la corrupción y el populismo, que es el cáncer en detrimento de toda una sociedad. En esta hora de renovación de los supremos valores, el mundo social exige los grandes sacrificios de los pueblos. Un mundo diferente despierta sobre la superficie de la tierra. Nunca como en estos tiempos difíciles, el hombre de Estado debe estar al servicio integral de la sociedad, principalmente en sus partes débiles, que por su número deberían ser las fuertes. Para esto sería necesario que se reconociera, que el momento histórico nos exige una política económica de grandes masas, con obras sociales de magnitud extraordinaria. Grandes números para grandes sufrimientos colectivos. Nuestra sociedad está anquilosada con sus privilegios e intereses egoístas, y por sus vicios incontenibles. No se olviden que estamos viviendo un mundo turbulento y convulsionado por intereses mezquinos, que es grave amenaza para las libertades del hombre de hoy. Y para las libertades colectivas, que al nacer irregularmente se están transformando en nuevas formas de opresión humana. Recordemos: El Estado no es la finalidad del hombre, sino que el hombre es la finalidad del Estado.

Erradiquemos el socialismo del siglo XXI, el populismo y la corrupción. Si logramos este propósito, viviremos en democracia y libertad.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América