India, el formato masala

MC
/ 9 de diciembre de 2018
/ 12:00 am
Síguenos
01234

Más

José María Leiva Leiva.

Por referencia de la crítica internacional sabemos que la industria del cine de la India, en atención a la cantidad de largometrajes y cortometrajes que realiza, es la mayor productora del mundo. “Supera a la de Hollywood aunque no en rentabilidad. Se filman películas en diferentes idiomas del país, pero es el hindi es más utilizado. El hindi se usa en los famosos estudios de Bombay, el popularmente conocido Bollywood”.

“Aunque existen estudios a lo largo de todo el país, como en Malayalam (Kerala) conocido como Mollywood, Kodamdakkam (Tamil) conocido como Kollywood, en Madrás o en Calcuta utilizando diferentes idiomas en cada zona”. Dicho esto, “no es correcto decir “cine hindi” refiriéndonos al cine indio en su totalidad, ya que son varios los idiomas que se utilizan. No aparecen escenas de sexo, de hecho, ni siquiera se ven besos. Pero utilizan la música y las danzas típicas del país mezcladas con coreografías del pop occidental, para insinuar aquello que no pueden mostrar libremente”.

En este sentido, “los protagonistas tienen que luchar, llorar, cantar, e incluso bailar frenéticamente”. Y otro dato no menos interesante, “al contrario del cine de Hollywood, en el que las películas pueden clasificarse en varios géneros, las películas en hindi acostumbran a seguir el llamado formato masala, (haciendo relación a la mezcla de diferentes especias usadas en su cocina, lo que le confiere un sabor y un aroma característico) al combinar diferentes géneros, como el romántico, el bélico, el dramático, el cómico y el musical, en una sola historia con una duración de unas tres horas”, más un colorido espectacular. (http://www.movil.viajeporindia.com/).

Por lo general, las películas de Bollywood tienen como eje central la historia de un romance, siempre en clave joco-serio, o bien van orientadas a la familia, apelando la sensibilidad humana, e incluso, para hacer conciencia social, con sus marcadas características que combina el drama, la vis cómica y los coloridos números musicales, con las cuales ponen una diferencia básica y atractiva con producciones cinematográfica de otras latitudes, verbigracia el cine europeo o el estadounidense, al que tan acostumbrado estamos en estos lares.

Sirvan a manera de ejemplos los siguientes cinco títulos: (1) “Mardaani”, filme policial dirigido por Pradeep Sarkar, que ahonda no solo el problema del rapto de menores en India, sino además lo liga con el ilícito de la trata de personas y el narcotráfico. La protagonista estrella es la preciosa Rani Mukherjee, en el papel de Shivani Shivaji, una policía que vive en Mumbai con su esposo y su sobrina, y termina eliminando una red criminal dedicada a este turbio negocio, que le tiene secuestrada a una adolescente que es como su hija.

En la búsqueda obsesiva de la menor, Shivani se tropieza con el mundo del libertinaje, los deseos crueles y la explotación que la enfrentará con una despiadada red de la mafia, en la que también terminan involucrados políticos depravados. (2) “Kahaani”, dirigida por Sujoy Ghosh (Aladin”, “Kahaani 2”), es la historia de Vidya Bagchi (interpretada por la preciosa Vidya Balan, “Te3n”), una mujer con 8 meses de embarazo, que se traslada de Londres a Calcuta en la desesperada búsqueda de su desaparecido marido Arnab Bagchi (Parambrata Chatterjee), que dos semanas antes había llegado por trabajo a la populosa ciudad india.

Sin embargo, nadie le dará razón sobre su paradero, al contrario, tratarán de convencerle que no existe. Con nada en que confiar, excepto fragmentos de sus recuerdos sobre él, y el inestimable auxilio que le presta un joven policía tendrá que buscar todas las pistas que parecen llevarle a un callejón sin salida. Por supuesto, al final se descubre el misterio: Ella es un agente secreto que investiga al autor de un atentado terrorista en el subterráneo de Calcuta que costó la vida a más de 200 personas, entre ellos su marido que estaba tras la pista de los terroristas…y lo del embarazo, un camuflaje para despistar su verdadera identidad.

(3) “Jazbaa”, película de acción y suspenso dirigida por Sanjay Gupta, interpretada por otra preciosa actriz, Aishwarya Rai Baichchan, que da vida a Anuradha Verma, una prominente abogada penalista y madre soltera, famosa por nunca haber perdido un caso criminal. Pero un día, su hija Sanaya es secuestrada, y a cambio de su liberación se le pide defender ante la corte a un criminal acusado por violación y asesinato de una joven. Al quedar este en libertad es asesinado por la progenitora de la joven muerta, quien planeó el secuestro, su posterior chantaje y venganza.

(4) “Queen”, bellísima película dirigida por Vikas Bahl, cuenta la historia de Rani (Kangana Ranaut), una chica nacida en Delhi, que proviene de una familia conservadora. Rani, es abandonada por su prometido justo antes del matrimonio. Decepcionada y con el corazón roto, ella decide ir sola a su programada luna de miel por París y Amsterdam. A medida que llega a estas urbes europeas y conoce gente nueva, adquiere nuevas experiencias y se descubre a sí misma, adquiriendo una independencia y un crecimiento personal para la vida adulta.

Y (5) “Sanju”, el extraordinario biopic dirigido por Rajkumar Hirani, sobre la vida del controversial actor Sanjay Dutt, interpretado soberbiamente por Ranbir Kapoor, recreando tres etapas de su turbulenta vida: su adicción a las drogas, sus amoríos y su paso por prisión, acusado por un ataque terrorista y posesión ilegal de armas. “Queen” y “Sanju”, son dos espectaculares películas, ciertamente imperdibles para gustos artísticos exigentes.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América