¡Unidad!

MC
/ 9 de diciembre de 2018
/ 12:40 am
Síguenos
01234

Más

Este es el grito que con orgullo, con necesidad y con esperanza entonamos los nacionalistas en todo el país, los triunfos consecutivos obtenidos, están volviendo ciegos a los líderes en el poder, los triunfos han convertido en animales ambiciosos a los funcionarios del partido y aun quedan algunos en el tintero, no decimos el que no tengan derecho, claro que lo tienen, como también los diputados, alcaldes y regidores, todos electos en elecciones de primer grado, pero la mayoría de dedo, pero lo que está aconteciendo con los electos y no electos en mi partido (ministros y muchos) hace temblar de cabeza y pies a la institución, la convención de Gracias, Lempira es un llamado de atención a los que aún no les ha caído el veinte, que si perdemos van a ajustar el peso completo, y ahí nos iremos tirios y troyanos, nos vamos todos hermanos. “Mel” y su cuadrilla del socialismo del siglo 21, no amagará, la primera que caerá ensangrentada es la patria amada, la que regarán con la sangre de los cachurecos de la empresa privada, unido por supuesto el sector productor, ese es el abono con el cual desea hacer crecer el árbol del socialismo del siglo 21 en Honduras.

La convención del partido reunida en Gracias, Lempira, está conformada por 1,000 personas, el 95% personas humildes, que lo único y principal abono es elegir con ese amor a su partido, humildes campesinos y obreros que aun conservan en su ADN azul, el que heredaron de los 5,000 mil hermanos de caite y vestimenta de manta dril que dieron vida a la caitocracia, como símbolo de amor, honradez y pobreza, siguieron al general Manuel Bonilla Chirinos cuando fundaron el primer Partido Nacional bonillista, del cual me siento orgulloso y que mi abuelo, (general de cerro, tiempo después, fue de los que estampó su firma para fundarlo, votar y formar parte del ejército expedicionario del general Bonilla y de Carías), y en la primera participación electoral, ganaron e hicieron presidente a Bonilla, cómo piensan ustedes que no voy a querer a mi partido, cómo piensan ustedes que no voy a sentir en lo más profundo de mi corazón que mi partido puede seguir los pasos de nuestro hermano de sangre, el Partido Liberal, ahora en manos de un boy scouts, cómo no preocuparse que las alturas de poder tiene a estos señores al borde del fracaso próximo electoral?

Al grito de unidad, todos los convencionales les ordenó ¡únanse! Unidad, unidad pero de ustedes los de las cumbres sordos, el presidente del Comité Central, Reinaldo S. Rivera que me consta, está luchando por cambiar las reglas del juego, ordenando a los gerentes territoriales, que devuelvan el poder político a los presidentes de los comités departamentales y municipales, a nosotros nos visitó en Choluteca y ante todos los presidentes de los comités les regresó el poder e invistió a Braulio Cruz Asencio, de toda la autoridad partidaria y con apoyo de Oliva Herrera recorremos y continuamos con su gerente predicando el evangelio del partido, unidad, dando el ejemplo visitando todos los municipios del departamento, este es el evangelio que deben de seguir los demás en el país. Únanse líderes, en ustedes está el triunfo y la sobrevivencia de nuestra democracia de la patria y del Partido Nacional, somos la última línea de defensa, si caemos, créannos que al país le espera un desangramiento, porque los que atacan al partido nuestro, de ganar, convertirán en una segunda Venezuela o Nicaragua nuestra patria, es el momento de apoyar al Partido Nacional, los obreros del partido como yo, no tenemos a dónde huir, somos hondureños y si estamos vivos, desde esta tribuna los continuaré combatiendo, si una vez fui a una guerra, por qué no ir a otra, si se trata de una nueva forma de agresión, empresarios que no ven lo que se les acerca, sé que se irán huyendo, al fin y al cabo tienen su dinero en el exterior, pero Carlos, Toño, José, Juan, Telésforo y tantos hondureñitos no queda más que apretar la guacha, hacer oposición. Mientras eso llega, por los momentos tenemos los cachurecos amarrados del bigote al vende patria de “Mel”, pero si no nos unimos, la patria y el partido entraremos en coma. Candidatura única y no más trampas para los mismos por lo mismo.

Toño Flores
Choluteca, Choluteca

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América