Las falsas fantasías que vende el porno

MC
/ 10 de diciembre de 2018
/ 09:58 am
Síguenos
01234

Más

La industria del porno ha venido creciendo en los últimos años gracias al fácil acceso que millones de personas tienen para disfrutar los contenidos sexuales, en su mayoría gratuitos. Pero este consumo que va en aumento, genera varios problemas en la vida sexual y expectativa de muchos, pues esta industria vende un acto que en la realidad puede llegar a ser muy diferente.

Por ejemplo, en la mayoría de cintas pornográficas, la sumisión de las mujeres es constante y la masculinidad de los hombres se centra en el tamaño de su pene, cosa que se aleja mucho de la realidad, pues ni todas las mujeres son sumisas sexualmente, ni todos los hombres tienen un miembro grande. De hecho, según estudios científicos, la longitud media del pene erecto no llega ni a los 15 cm.

Y como los ejemplos anteriormente mencionados, existen otros más que rodean la industria de la pornografía y que finalmente terminan siendo fantasías que se venden como pan caliente pero que pueden generar problemas psicológicos.

Duración del acto sexual

Muchas personas, en su mayoría hombres, suelen mentir sobre cuánto duran. Psicólogos de la Universidad de Queensland llevaron a cabo un estudio con el objetivo de descubrir cuánto dura una sesión normal de sexo, sus resultados van en contra de los largos videos que el porno muestra. Aquí, entran muchas variaciones, y todo depende de la persona que realice el acto, pero tras analizar 500 parejas, el promedio fue de 5.4 minutos.

Lo malo, es que la fantasía de la mayoría es durar 20, 30, 40 minutos en el acto sexual, como lo vende la pornografía, pero ya muchos actores y productores han aceptado que se manipula la escena para que el tiempo se alargue, hay descansos, viagra y otros métodos que sirven para lograr este cometido. Y claro, que no se olviden los castings donde seleccionan a hombres como dicen popularmente de “mucho aguante”, que solo refuerza un estereotipo sexual que nada tiene que ver con la satisfacción.

La perfección del sexo no existe

Para el sexo los gustos. Y esto implica cientos de prácticas que a muchos les genera más placer, por ejemplo, que sean musculosos, voluptuosas, altos, rasuradas, con pelos, etc., lo que importa es la diversidad. Y hay que admitir que la industria está generando alternativas donde los actores de porno se salen del lineamiento de siempre: rubias con bastantes busto y cola, y atletas con un gran miembro.

En la vida real, no todos son el prototipo que por años vendió la pornografía, y la expectativa de tener sexo con una persona así no les alcanza a muchos. Por ese motivo otra mentira que ha vendido el porno es la estética que en el cotidiano se desdibuja completamente.

¿El tamaño importa?

Una discusión de siempre y que tiene tantos matices como mitos. Para algunas mujeres el tamaño sí importa, para otras prevalece más lo que dura y otras se sentirán más a gusto con los movimientos y otras acciones fuera de la penetración. Lo cierto, es que el tamaño se vuelve algo muy subjetivo, cosa que en el porno se vuelve un requisito.

La verdad es que los hombres no deberían sentirse tan mal con su tamaño, pues según un estudio que se llevó acabo en la Escuela de Psicofisiología Sexual de la UCLA y Neurociencia Afectiva (SPAN), diferentes mujeres seleccionaron con el tacto su tamaño preferido para tener una relación, la media fue de 16 cm, tamaño que no se aleja del promedio. Además, esta investigación también arrojo que las mujeres tienden a sobrestimar porque lo que el tamaño, al menos según este estudio, no importa mucho.

Los orgasmos femeninos

Siguiendo el hilo del anterior tema, los orgasmos femeninos es otra faceta de la industria pornográfica distorsionada. Es verdad que, entre sexos, las mujeres tienen condiciones más difíciles para llegar al orgasmo que los hombres, esto porque en ellas hay ciertas fases de exitación para llegar al clímax máximo y pasar el umbral.

Entre estas fases, una de las más importantes que la misma penetración, es la estimulación. Muchos no se percatan que estimular es sumamente importante antes de iniciar la penetración, y además aumentaría el tiempo del acto sexual. Lo que hay que saber es que la penetración intensa que nos vende el porno no es método universal para que ella alcancen los multiorgasmos, la respuesta es tan individual que la respuesta está en ellas y en qué les gusta para aumentar el placer y obtener una experiencia completa para ambos. (KienyKe)

 

 

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América