La prisión preventiva

MC
/ 11 de diciembre de 2018
/ 12:35 am
Síguenos
01234

Más

Por José María Díaz Castellanos
Catedrático de Derecho UNAH

¿Qué diferencia hay entre auto de prisión y prisión preventiva?

Se reformó el Artículo 92 constitucional del auto de prisión: “Solo podrá decretarse auto de formal procesamiento cuando exista evidencia probatoria de la existencia de un delito e indicios racionales de que el imputado es el autor o cómplice…”. (Artículo 92).

El auto de prisión se encuentra a nivel constitucional al indicar que la calidad de ciudadano se suspende por auto de prisión decretado por delito que merezca pena mayor. (Artículo 41 Nº1).

Si nos dictan sentencia condenatoria aparece la prisión (no el auto de prisión) como pena principal, junto con la reclusión, la multa, la inhabilitación absoluta y la inhabilitación especial. (Artículo 38).

Debemos recordar que las etapas de la investigación y del juzgamiento son: etapa preparatoria, intermedia y debate o juicio oral y público. (Artículo 264 Procesal Penal).

En la primera etapa, en la preparatoria se encuentra la denuncia, la investigación preliminar, el requerimiento fiscal y la audiencia inicial. (Artículo 264 Procesal Penal). En la segunda etapa, la intermedia, está la formalización de la acusación, la contestación de cargos y el auto de apertura a juicio. (Artículo 265 Procesal Penal).

Pues bien, la figura del auto de prisión aparece regulada dentro de la etapa del requerimiento fiscal, después de haber realizado la investigación preliminar. Se toma la declaración del imputado. (Artículo 286). El juez después puede ordenar: la detención judicial por el término de ley o en su caso las medidas cautelares sustitutivas a que quedara sujeto, a la libertad provisional y señala día y hora de la audiencia inicial. (292).

En la audiencia inicial el juez puede decidir: sobreseimiento provisional, sobreseimiento definitivo o dictar auto de prisión o declaratoria de reo. (294). Si dicta auto de prisión, se decide si decreta la prisión preventiva del imputado u otras medidas cautelares. (Artículo 297 Nº 1).

Las medidas cautelares son potestativas del juez. “Podrá” adoptarlos por auto motivado: aprehensión o captura, detención preventiva, prisión preventiva, arresto domiciliario, presentarse periódicamente al juez, prohibirle la salida del país, prohibir concurrir a determinadas reuniones o comunicarse con determinadas personas, la constitución a favor del Estado de una garantía como ser depósito de dinero, hipoteca, prenda o fianza personal, internamiento en un hospital psiquiátrico o suspensión en el ejercicio del cargo. (Artículo 173 Procesal Penal).

Cuando el Código Procesal Penal nos explica las resoluciones que hay en materia penal habla de providencias, autos, sentencias interlocutorias y sentencias definitivas. (139). Cuando se refiere al auto nos dice simplemente que deciden motivadamente cuestiones incidentales como una recusación, nulidad de procedimiento o la adopción o modificación de medidas cautelares privativas de libertad. No explica lo que es un auto de prisión. El auto de prisión considero que no es una cuestión incidental porque se está jugando con uno de los derechos fundamentales: la libertad. “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra, ni el mar encubre, por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida”. (Capítulo LVIII, 1 a 4 El Quijote de la Mancha).

El auto de prisión tampoco puede ser una “providencia” de mero trámite, donde no se requiere motivación. Resulta inconcebible que no motives una orden de prisión. No es tampoco una sentencia interlocutoria ni una sentencia definitiva.

Pareciera que esta decisión del juez no la podemos encuadrar dentro de las resoluciones judiciales que puede tomar un Juez en el Artículo 139 Procesal Penal.

La prisión preventiva como medida cautelar sí está definida: “es la privación de libertad que se produce durante el proceso, en cumplimiento de la orden emitida por el órgano jurisdiccional competente, hasta que la sentencia definitiva adquiere el carácter de firme”. (Artículo 178 Procesal Penal). Se impone cuando hay peligro de fuga o posible obstrucción a una investigación o cuando haya riesgo de que el imputado atente o ejecute actos contra su acusador o denunciante.

En los delitos en que la pena aplicable no sea privativa de libertad o en aquellos donde el máximo de la pena sea inferior a cinco (5) años de reclusión, no se impondrá prisión preventiva, sino solo medidas sustitutivas.

El Artículo 183 del Código Procesal Penal, cuya última reforma aparece en la Gaceta del 11 de diciembre del 2013 dice: “casos en que no podrá decretarse la prisión preventiva. No podrá decretarse prisión preventiva, salvo lo dispuesto en el Artículo 184 de este Código, contra: 1. Los mayores de setenta (70) años. 2. Las mujeres en estado de embarazo. 3. Las madres durante la lactancia de sus hijos. 4. Las personas afectadas por una enfermedad en su fase terminal; y, 5. Quien actúa al amparo del Artículo 24 numeral 1 del Código Penal”.

No me explico cómo los jueces en el caso de los directivos del IHSS no conceden ser oídos en libertad a los directivos mayores de 70 años.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América