El libro y Lithopress

MC
/ 12 de diciembre de 2018
/ 12:48 am
Síguenos
01234

Más

Por Carlos Eduardo Reina Flores

Como avanza la tecnología. Hasta en la impresión. Del linotipo a la impresión digital en forma personalizada. Lithopress, frente a la UNAH Tegucigalpa, recién agregó a sus equipos una de esas máquinas. Que ofrece la misma alta calidad de impresión, con la diferencia que el offse –que trabaja en base a negativos y quemado de planchas– requiere de tirajes grandes del artículo para bajar los costos. Ahora el cliente puede ordenar impresos, en papel, cartulina, cartoncillo, en cantidades más limitadas, con distintivo individual.

Hace mucho tiempo que quiero imprimir un libro haciendo recopilación de algunos escritos. Digamos para no pasar por la vida sin sembrar un árbol o escribir un libro. Se trata de cuentos, sin palabras complicadas para que nadie se pierda en los recovecos del lenguaje y de contenido corto para que el lector no se aburra. Como hoy –debido al éxtasis de esclavitud a los aparatos digitales– cuesta encontrar lectores de lectura útil, tal vez facilitándoles la tarea. Varios amigos que me siguen en el Blog, me alentaban a publicar el libro. No es lo mismo la obra almacenada en formatos de efímera existencia grabados en las nubes informáticas, a saber donde, que algo físico que resista el paso del tiempo y quede a futuras generaciones como testimonio de nuestra pasajera y mortal existencia. El problema era que imprimir un libro antes costaba demasiado, considerando mi raquítico presupuesto. Además, que mi intención no era venderlos. Ni que la gente hubiese querido conseguir libros míos comprados. Pero ahora, la cosa cambia.

En el instante que me enteré de esta nueva maquinaria en la imprenta, mi sonrisa instantánea se convirtió en ansiedad. Mejor todavía, pensé. Ya viene la Navidad. Aunque recibo, no doy regalos, por iguales motivos. Ya les dije. El escuálido presupuesto. Así que llevé mis escritos a la litografía indagando cuánto cobrarían por imprimir unos cuantos libros. Al escuchar el módico precio allí los dejé esperando, incluso, que hubiese una consideración especial y no me pasaran la factura. Algo más, hecho en Honduras, para no caer en el esnobismo que solo lo que viene de afuera sea bueno regalar. Así que en esta Navidad salen los “Cuentos de Carlitos”. Con portadas personalizadas para los amigos a quienes pienso obsequiar. Dependiendo. Si llegan regalos de gente inesperada, corro a la imprenta a ver si tienen tiempo de incrementar el número que ordené. Comunicándonos por Instagram, el mío siendo @flores3xs, podemos negociar dónde y cuándo hacemos la transferencia. ¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo!

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América