Dolor y gratos recuerdos en último adiós al reportero gráfico Edwin Zaldaña

MC
/ 14 de diciembre de 2018
/ 05:40 am
Síguenos
01234

Más

“Aunque mis ojos no te puedan ver, te puedo sentir, sé que estás aquí”, fueron algunas de las frases que familiares, compañeros de trabajo y amigos le dedicaron al reportero gráfico de Diario LA TRIBUNA, Edwin Isaac Zaldaña, mientras le daban el último adiós.

Zaldaña falleció en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), la noche del miércoles pasado, tras permanecer varios días en estado de coma, al haber sufrido un derrame cerebral.

“Piolín”, como popularmente se le conocía en el gremio periodístico, fue sepultado entre lágrimas y el dolor que deja su repentina partida para quienes compartieron junto a él, en las diferentes coberturas periodísticas.

Su madre, Martha Yolanda Zaldaña, agradeció a todos los que acompañaron a su familia en este momento tan difícil, pero también pidió que nunca olvidaran a su hijo, a esa persona tan divertida y servicial.

TALENTO Y VOCACIÓN

Por más de 13 años, Zaldaña se desempeñó como fotógrafo para este rotativo, en un inicio para la sección de Sociales y posteriormente en la cobertura de noticias generales, donde destacó por la calidad y valor periodístico de sus fotografías, así como por su “olfato” para interesantes reportajes que solía hacer con sus compañeros periodistas, convirtiéndose así en un miembro más de la familia de “Tribunitos” que hoy lloran y lamentan su partida.

Entre lágrimas y dolor familiares y amigos le dieron el último adiós al reportero gráfico de este rotativo, Edwin Zaldaña.

En las últimas semanas previas a su hospitalización, el reportero aventajó a sus colegas al lograr que sus fotografías ilustraran las primeras planas del periódico, lo cual era frecuente, pues siempre desarrolló su labor con entrega y alegría.

Su último recorrido por la capital, donde tantas veces graficó la noticia, inició a las 2:15 de la tarde, cuando su féretro fue trasladado hasta el cementerio San Miguel Arcángel.

El reloj marcaba las 3:05 de la tarde cuando el cuerpo de Zaldaña ingresó al lugar que ahora es su última morada, donde familiares y amigos, devastados por su fallecimiento, aguardaban para darle el último adiós.

ERA ALEGRE Y SOLIDARIO

Sus familiares pidieron que se recuerde al reportero gráfico con su característica sonrisa y el gran sentido del humor que siempre mantuvo.

Su hermano, y también reportero gráfico de este rotativo, Henry Carbajal, lo describió como una persona que siempre estuvo dispuesta a escuchar y colaborar con quien se lo solicitara.

“Mi hermano siempre tenía una sonrisa y una broma para cada cosa que hacía, y así debemos recordarlo”, recalcó Carbajal, con la voz quebrantada al recordar a su pariente, que lo acompañó en tantas aventuras.

El momento y el tiempo de decirle adiós al hijo, hermano, amigo y compañero llegó como una nube gris que oscureció la vida de quienes formaron parte de la vida de este valioso hondureño, que será recordado por su calidad humana y su incondicional amistad que siempre supo brindar.

Muchos desearon que las agujas del reloj se detuvieran y que el momento de esa despedida no llegara, pero a las 3:23 de la tarde fue sepultado.

Edwin Isaac Zaldaña, desde las alturas seguirá presionando el obturador de su cámara para seguir capturando las historias que tanto le apasionaba y que lo hicieron sobresalir por su gran talento y dedicación a su trabajo. (DS)

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América