La hemorragia o derrame cerebral

MC
/ 14 de diciembre de 2018
/ 12:48 am
Síguenos
01234

Más

Es uno de los eventos más terribles que puede sufrir el ser humano, suele ser mortal y quien sobrevive queda con graves secuelas. Sufrí ese fenómeno el 21 de abril de 2009; según el doctor Villeda Bermúdez, que siendo hipertenso descuidé la presión. Una colega me encontró inconsciente en un estacionamiento de vehículos, vio mi carnet del Colegio de Abogados, le dieron el teléfono de mi casa, avisó y de inmediato me envió al Hospital Escuela en ambulancia de la Cruz Verde. No querían operarme porque solo tenía 20% de posibilidades de sobrevivir, hasta que lo hizo el doctor Isaid Gutiérrez, boté dos bolsas y media de sangre sucia del cerebro, pasé los grados de vegetal, silla de ruedas y ceguera total. En cierto momento me llevaron al doctor Marco Tulio Medina, quien durante un rato observó la tomografía cerebral comentándole a mi esposa (Q.D.D.G.), “su esposo es un milagro de Dios, pues está vivo, uno entre un millón”, como parte del milagro he recuperado mis extremidades, oídos y voz.

Secuelas: prosopognosia, es decir no puedo reconocer las personas, colores y cosas, y limitado mi sentido de orientación, por lo que tengo que andar acompañado. Estoy sometido a medicamentos permanentes, alimentación sana, ejercicio y las cosas que más me han gustado en la vida que paulatinamente mejora mi mente. Mi vida la he dedicado a servir a mi pueblo con honradez, nunca he firmado ni sellado nada que no esté de acuerdo con la ley. Creo que Dios ha tenido en cuenta esas cosas, permitiéndome escribir este testimonio con la recomendación de cuidar nuestra salud, especialmente la presión, pues hay una silenciosa que nos mata hasta dormidos. Doy sincero agradecimiento a médicos, enfermeras y mi familia, gracias a los cuales estoy vivo.

Abogado Armando Matute Fortín
Celular 9548-2089
Tegucigalpa, M.D.C.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América